martes, 20 de diciembre de 2011

Últimos días en la tierra de los sueños

Pues sí, sin quererlo y sin darnos cuenta ya ha comenzado la cuenta atrás para el final de esta, nuestra gran aventura.

En estos días, llenos de emociones a flor de piel, de despedidas, de lloros y sonrisas,… Como os podeis imaginar no he tenido ni un minuto para sentarme y escribiros un poquito. Además sin internet no hemos podido hacer nada.

Intentaré no dejarme ni un solo detalle en el tintero.

Miércoles 14 de Diciembre

Amanezco un poco malita del estómago, pero con todo y con eso nos dirigimos hacia el cole donde el hermano John trabaja, en Ahwiren, llamado St. Joseph Tecnical School.

Nos damos una vuelta por el gran reciento, el cual antes pertenecía a los hermanos Maristas, de echo, fue el primero en construirse en Ghana, y era llevado por una comunidad de nigerianos. Ahora, al haber tanto trabajo y tan pocos hermanos, el cole pertenece al gobierno, quien últimamente ha hecho alguna aportación, como la construcción de un edificio para que puedan vivir los profesores, o la construcción de un módulo con habitaciones para chicos que vienen de ciudades lejanas al colegio.

El colegio cuenta con cerca de 1000 alumnos, repartidos en 4 especialidades: Agricultura, carpintería, contabilidad, y arte. Cada especialidad tiene 4 cursos, y cada clase ronda los 50 alumnos. Estos cuatro cursos se equivaldría a nuestro bachillerato en España, y también al finalizar estos cuatro años, tienen un examen, algo así como Selectividad.

Muchos de los alumnos, los que proceden de ciudades como Tamale, Accra, Kumasi, lejanas al cole, viven en él. Muchos no tienen dinero para poder pagarlo, asi que hay muchos que están apadrinamos por gente de Holanda, España,… John nos cuenta que hay varias chicas que necesitan una ayuda, que al no poder pagar en este cuatrimestre se les va a echar del cole.

(*Asi que si conocéis a gente que quiera hacer alguna pequeña aportación para ayudarlas o para apadrinar a alguna de ellas, poneros en contacto conmigo y os cuento un poquito más).

Cuando llegamos vemos a un montón de chicos haciendo exámenes, es la semana para ello. Se juntan todas las clases y los chicos hacen los exámenes a la vez. Un edificio en construcción, como el que veis en la foto, o la sombra de un árbol, sirven de lugar para la realización de las pruebas.

Volvemos a casa. Nos toca preparar unas tortillas de patata para las mamis del cole que venden comida durante el recreo, ya que les prometí que les haríamos algún día comida española, y como no, nos pusimos el último día.

También terminamos algunos regalitos para los peques y nuestros profes. Ya es hora de dormir.

Jueves 15 de Diciembre. Último día en Sabin Akrofrom.

Hoy es un día especial, tras imprimir unas fotillos para regalar, nos cogemos un trotro para ir hasta el cole.

Hoy tenemos la última asamblea, hoy escuchamos por última vez el himno de Ghana cantado por los niños de Sabin Akrofrom, hoy dejamos de ver a esos pequeños de grandes ojos y de eternas sonrisas, dejamos de sentir esos abrazos que reconfortan a cualquiera, pero que nunca olvidaremos.

Estamos un ratito en clase ayudando a Samuel a hacer el counting. Luego, decidimos ir, Paula y yo, hasta Kindergarten para despedirnos de los profes y los peques de allí.

Hablando con Madame Margaret, pensamos que lo mejor es ir hasta Afrancho, el pueblecito donde vive ella, y donde hace 2 años su casa, a causa del viento, se derrumbó.

Quiere que hagamos fotos y que veamos cómo está la obra, ya que Cristina y Sara, las dos españolas que estuvieron aquí, consiguieron algo de dinero para que pudiera empezar a hacer de nuevo su casita. Llegamos y vemos otra realidad más. En algo así como 8 metro cuadrados, una habitación más pequeña que la mía en Salamanca, duermen 7 personas. Madame Margaret vive con su madre, algunos de sus hijos y con parte de sus nietos, por lo que necesitan más dinero para seguir con la obra que empezaron. Los materiales los tienen, por lo que el dinero que necesitan es para pagar la mano de obra.

Tras hacer las fotitos nos dirigimos hasta una tierra llena de cacao y Madame Margaret nos regala uno a cada una. (Nos hemos cogido las semillas para ver si podemos plantar uno en España, quien sabe...)

Volvemos al cole.

Allí nos encontramos con Bruno, el novicio, quien nos lleva hasta la residencia del noviciado para despedirnos también de Francis. Los echamos tanto de menos en casa.

Es la hora del recreo, así que cogemos nuestras tortillas y ponemos rumbo hacia la peculiar “cafetería” del cole. Teníais que ver la alegría con la recibieron nuestro pequeño regalo, entre cantos, bailes, abrazos, sonrisas y palabras de agradecimiento.

Siguiente punto en la agenda: Verla, mi profesora. Llama para decirme que está en el hospital, asi que llegará un poco tarde, por lo que nos quedamos en el cole con los niños, para despedirnos de ellos. Aún están esperando al último examen, el de Twi, pero para variar las copias no llegan.

Entre unas cosas y otras se nos pasa la mañana. Son las 4 de la tarde, después de pasarse toda una mañana sin hacer nada, los niños se van a casa aún sin terminar los exámenes, les falta el de Twi. Y, tras unas palabras de un profesor felicitándoles las navidades, se marchan a sus casas.

Nosotras nos quedamos junto con los profesores y el equipo directivo. Toca “Meeting”, reunión, para que me entendáis, donde se hablan temas acerca del trabajo realizado durante el trimestre, de los fallos a mejorar y de lo que será el segundo trimestre.

Al final terminamos llegando a casa a las 7 de la tarde, lo justo para poner las últimas lavadoras.

Cuando estábamos metidas ya en la camita, recibimos una llamada, los chicos de Boukrom, Juan y Rosa, han quedado con Markus y con Frederic para salir a tomar algo y celebrar el fin de las clases. Como no, nosotras también nos apuntamos. Asi que llegamos a casa a las 3 de la mañana.

Viernes 16 de Diciembre

Tras dormir unas horitas, no llegan a 4, nos cogemos un taxi compartido (Ahora que ya le hemos pillado el truquillo a volar, esto se acaba…). Nos vamos hasta la oficina de inmigración para recoger nuestros pasaportes. Paula y yo nos pasamos casi una hora allí, ya sabéis, aquí todo va con calma.

Después quedamos con los niños para cambiar dinero y para darles sus pasaportes. Nosotras nos encaminados hacia el mercado, donde, junto con nuestro amigo Colin nos hacemos unas cuantas fotitos. No sé por qué, pero me encanta pasear por allí, sientes el calor de la gente, la felicidad que desprenden.

La verdad es que gracias a Collins tenemos unas fotos que son una pasada. Digo que gracias a él, porque a los obronis no nos dejan sacar muchas fotos en el mercado, y al tener un ghanés la cámara, la gente no decía nada.

Las horas pasan, nos da tiempo a volver a ver a los chicos para comprar algún regalo a las dos comunidades donde hemos vivido y a estar con Madame Margaret, que se había acercado al centro a hacer alguna compra y quien nos ayudó a encontrar lo que buscábamos. Como os comenté, los días previos a las Navidades, la ciudad se llena de gente y si ya es díficil caminar por el centro en una época normal, no os quiero ni contar ahora... Es la locura.

Llegamos a casa muertas de cansancio a eso de las 5 de la tarde. Tan sólo hemos bebido agua. No había tiempo ni para comer, teníamos que terminar hoy todas las compras.

Cenamos y nos vamos con Gifty, nuestra hermana mayor, nuestra mami ghanesa, nuestra amiga y confidente. Mil gracias Sisters. Nos tomamos algo en el mítico bar cercano a casa, llamado Macarena, y le damos un pequeño detalle, una foto nuestra y un collar. Aunque aquí es típico no abrir los regalos cuando te los dan, a veces no seguimos la tradición, como fue este el caso.

Sábado 17 de Diciembre

Hoy toca madrugar y hacer el tetris para que nos quepa todo en las maletas.

Os tengo que contar que teníamos una caja de cartón que se ha ido poco a poco llenando de cosas, sobretodo ropa, que vamos a dejar a las niñas de la calle. Cuando veíamos algo con lo que no sabíamos que hacer, cantábamos “A la caja oeeeeeeeee, a la caja oeeeeeeee….”. Y así nos hemos pasado toda la mañana.

Charlamos un poquito con Anita y Samuela, comemos y limpiamos la que ha sido nuestra humilde morada durante más de dos meses, de veras, me he sentido como en casa.

A las 6 llegan los hermanos, nosotras estamos preparadas, así que nos montamos en la bala de plata, junto con nuestros bártulos y nos despedimos de Kwadaso. El próximo destino, Boukrom.

Hoy tenemos nuestra despedida y la de Juan, quien coge el vuelo hacia España el mismo día que nosotros.

En la cena están presentes los hermanos de las dos comunidades, Jose Antonio, un arquitecto del gobierno español que está haciendo una obra en Kumasi y la directora de nuestro cole.

La cena, hecha por Merci (cocinera de boukrom), Anita y Samuela (cocineras de Kwadaso), estaba compuesta por un delicioso fufú y su salsa de cacahuete, rice balls, ensaladas, poll, que nunca puede faltar, pila, fan ice...

Llega el momento de expresar las emociones vividas en estos más de dos meses, anosotros apenas nos salen las palabras. Esta, ha sido una experiencia única e inolvidable, y como decimos, más que enseñar algo, hemos aprendido.

Los hermanos nos hacen entrega de su regalo, un trozo de batik, tela típica ghanesa, tintada a mano. Además nuestro cole y comunidad nos regala, a Paula y a mí un vestido ghanés. Os dejo un foto del mismo. ¿A que somos autenticas chicas africanas?.

Nosotras hacemos un pequeño regalo a los hermanos de nuestra comunidad. Y entre los cinco (David, Edu, Dani, Paula y yo) les compramos unas botellas de vino para cada comunidad.

Después de despedirnos de los hermanos de Kwadaso, a los que ya no volvemos a ver, salimos con Frederic y Marcus a tomarnos las últimas Stars (Cerveza típica ghanesa, de Kumasi concretamente).

Domingo 18 de Diciembre

Día de relax total. La mañana nos la pasamos durmiendo, cocinando y ensayando los bailes africanos (al menos Paula y yo). Nos hemos propuesto que la próxima vez que volvamos a Ghana (Esperemos que no muy tarde), bailaremos como auténticas africanas.

Por la tarde, antes de ir a cenar, quedamos con Frederic y Marcus para tomarnos la última salchicha ghanesa y el último Álvaro con ellos, y así aprovechamos y le damos los regalos que le hemos comprado (Idea de los chicos). A Marcus un bolso precioso de mimbre y cuero que e´l quería. A Frederic, unas espinilleras, unos pantalones del Barça y las botas de fútbol cedidas por Dani. Ellos han sido durante muchos momentos en Ghana, nuestras manos y nuestros pies, asi que se merecen todo lo mejor.

Tras la cena tenemos una pequeña reunión con Jose Antonio para hacer una reflexión común acerca de lo vivido, intercambiar impresiones, comentar aspectos a mejorar, alguna crítica, siempre eso sí, constructiva,…

Lunes 19 de Diciembre

Último día en Kumasi. Terminamos de hacer maletas, de ordenar cuartos, de repartir los reyes a queen Rosa, quien ha heredado champús, camisetas, chanclas y todo lo que no nos queríamos llevar.
Por la tarde nos despedimos de Frederic y de Marcus. Ellos nos han regalado unas camisetas de la selección ghanesa a las chicas y unas banderas de ghana a los chicos. Mil gracias amigos.

Ahora son las 2:30h de la mañana, en apenas dos horas ponemos rumbo hasta Cape Coast, donde pasaremos el día visitando el castillo y el Kakum National Park. Después nos iremos hasta Accra para pasar la última noche en Ghana.
Espero poder escribiros desde allí las últimas horas de esta experiencia, la que a pesar de los 6000km que nos separan, habeis vivido conmigo.

Sintiendolo mucho y sin poder contaros todo lo que me gustaría, os dejo. Es hora de dormir, aunque sea una horita.
Sweets Dreams!

lunes, 12 de diciembre de 2011

Mi nuevo nombre: Mariantos

Viernes 9 de Diciembre

¡¡Hoy nos vamos a Boukrom!!

Es el Carol´s day, es algo así como el día del festival de Navidad que hay en los coles de España.

Por nada del mundo nos lo podíamos perder, asi que nos cogimos un taxi y allí que nos fuimos.

Disfrutamos de las actuaciones de los más pequeños, quienes cantaron villancicos e hicieron algunas representaciones y teatrillos. Otros, bailaron al son de la música africana. Los chicos (Dani, David y Edu) y Rosa enseñaron un villancico español (El de los peces en el río) a los alumnos de 5º de primaria y lo cantaron para todo el mundo.

*Os dejo una fotito de los más pequeños, donde podeís visualizar a la virgen María, San José y las tres reinas magas.

También se animaron y se marcaron unos toques con los jembes, bajo las órdenes de Marcus, un profesor de su cole y nos mostraron una danza típica de la región del Volta.

Al finalizar, nuestro gran amigo Frederic, que se encargó de organizar todo el festival, se puso el traje de Papá Noel y repartió algunos regalos que los niños habían dejado para el resto de sus compañeros o profesores. Es algo así como el amigo invisible, pero aquí cada uno regala a quien quiere.

Os dejo otra foto para que os hagáis una idea de lo que fue.

Tras comer en Boukrom, nos ponemos la mochila al hombro para coger un taxi e irnos a casa, pero se cruza Frederic en nuestro camino. Nos tomamos un Álvaro, y antes de irnos…¡¡Nos lleva al zoo de Kumasi!!

Pues sí, aquí hay un zoo. Vemos un montón de animales metidos en pequeñas jaulas llenas de excrementos y suciedad. Apenas, los animalitos tienen espacio para moverse, sobretodo el león, que tumbado ocupaba toda la jaula.

Nos volvemos a casa, ya que hoy tenemos la despedida de los novicios, quienes vuelven a la residencia del noviciado tras estar unos cuantos meses conviviendo con los hermanos de la comunidad de Kwadaso y echando una mano en el cole.

La cena transcurre entre despedidas, algún regalo y conversaciones acerca de Michael Jackson, sí, estaís leyendo bien. Os cuento esto porque me sorprendió que dijeran que él tenía la piel blanca porque tenía una enfermedad, lo vieron en la televisión. Paula y yo, como pudimos, les explicamos que no era así, sino que se sometía a un tratamiento para producir la muerte de unas células (Melanocitos) que hacen que las personas sean de color. Nosotros, los blancos, también tenemos melanocitos, pero producen menos melanina, la sustancia que da el color, más o menos, a la piel.

La conclusión a la que llegamos, casi todos, o eso espero, es que no tenemos por qué creernos todo lo que nos cuenten los medios de comunicación, hay que buscar, descubrir, y observar con nuestros propios ojos, si es posible. Ocurre lo mismo que en el juego del "teléfono escacharrado", una misma historia pueden ir cambiando a lo largo de la comunicación de una persona a otra. O ¿No?.

Sábado 10 de Diciembre

Nos vamos de nuevo a Boukrom. Hemos quedado con la Spanish people de allí a las 9 de la mañana, llegamos muy pronto, una hora antes, debido, para nuestra gran sorpresa, a que no había tráfico. Asi que tras esperar, cogemos un taxi que nos llevará hasta Abira, pueblo de Lidia, sobrina de Paul, un hermano de la otra comunidad.

Ese lugar es conocido por la fabricación del Kente, tela multicolor africana, típica ghanesa y fabricada a mano. Es muy cara, y sólo la llevan los nanás, los reyes, las personas pudientes, las que tienen dinero. Para que os hagáis una idea, dos yardas (Unidad de medida que aquí se utiliza para la compra de telas, 1yarda=0,9144 metros) , cuestan unos 120 cedis, es decir, 60 euros.

Vimos, como en máquinas de madera, niños y jóvenes, todo chicos, moviendo de forma sincrónica los pies y las manos, tejen las preciosas telas (cuenta la leyenda que las mujeres que lo hagan no podrán quedarse embarazadas).

Tras dar una vuelta por diversas zonas con telares, nos encontramos con tres niños trabajando a destajo, nerviosos, ahora, por nuestra presencia. Nos comenta Lidia que estos niños, quienes proceden del norte, no van al cole, y que han venido sólo para trabajar y mandar dinero a sus familias.

Su jefe no se encontraba allí, pero tras preguntar en repetidas ocasiones, por fin nos cuentan que no ganan dinero, sólo, cuando hay suerte les dan de comer. Os recuerdo que son sólo niños, que apenas alcanzan los 7 años, y que ni levantaban la mirada, tenían que hacer su trabajo, en vez de jugar, lo normal, en España, en niños de su edad.

Cada pieza de kente, de unos 5 cedis, se tarda un día o día y medio en fabricar.

Fue realmente duro ver esta situación. Apenas pudimos articular palabra.

Al rato, intentándonos recomponer, unos cuantos prueban a hacer kente. Y parecía fácil,…

Al irnos, Edu, un nuevo amigo, nos regala un trozito de kente.

También he de contar que varios niños nos dijeron que les diermos dinero, le comprasemos algo, y no es la primera vez, en el cole también nos lo dicen.

Cogemos un trotro y de nuevo a casa. No sin antes, perdernos por las calles de Boukrom al intentar atrochar y llegar un poco antes.

Después de comer, Paula y yo nos animamos y nos vamos hasta Ahwea, una zona cercana a Boukrom, donde hay un mercado con artesanías. Allí nos encontramos con Marcus y Frederic, quienes vuelven con nosotras a casa, para irse con los chicos a ver el partido. Nosotras vamos más tarde.

Al llegar allí, más o menos media hora antes, nos encontramos con el chiringuito lleno. Los chicos, por suerte, al ir antes, nos reservan sitio. Pagamos un cedi por entrar. Los partidos de pago aquí se ven en improvisados cines, no son bares, ya que no venden consumiciones. No os creáis que tienen grandes pantallas, son televisiones normales. En cada banco estábamos como 7 personas y había muchísima gente de pie. Claro, cabe destacar que sólo había tres chicas en el lugar, y encima, blancas.

La verdad es que fue divertidísimo, sobretodo cuando de repente, se pusieron a cantar al unísono cánticos ghaneses a favor de Barça.

Aunque el final no fue de nuestro agrado, fue una experiencia más.

Domingo 10 de Diciembre

Mañana total de relax. Desayuno con los chicos, quienes vuelven derrotados de jugar un partido en la comunidad de al lado.

Después de comer, un ratito de charleta y vuelta a casa, cogiendo nada menos que dos taxis compartidos, de los públicos y un trotro.

Cenamos en casa con los tres hermanos que quedan en la comunidad, Sebastian, Joseph y John. De repente Joseph me llama y dice "Mariantos" (con su acento del inglés africano). Al no entenderle le pregunto y me responde que es mi nuevo nombre, ya que se ha juntado en una sóla palabra mi nombre y mi primer apellido. La verdad es que me hizo mucha gracia.

Lunes 11 de Diciembre

¡POR FIN COMIENZAN LOS EXÁMENES!

Hoy tenemos Inglés y R.M.E. Samuel explica primero el examen de inglés, mientras me doy una vuelta por las mesas, quitando los papeles y los libros de inglés que tienen algunos alumnos en sus mesas.

Samuel vuelve a su clase. Me quedo sola controlando el examen. Al principio fue bien pero a medida que iban acabando algunos alumnos, fue un poco caos, ya que desde las ventanas había niños de cursos superiores chibando las preguntas. Otros empezaron a hablar, entraron más alumnos en clase,... Asi que recogí los exámenes. Hubo tiempo más que suficiente.

El problema, es que muchos no saben leer. Como pude fui leyendo poco a poco partes del examen, y ayudando en la medida de lo posible a los peques. Aunque es complicado.

A la hora de comer nos vamos a ver al sobrinito, que duerme placidamente en la cama. Hoy comemos el mejor fufú de toda Ghana, preparado por la mamá de Verla.

Volvemos al cole para hacer el segundo examen del día, el resto del tiempo, los niños lo pasan en las clases o vagando por el cole. Como veis, el periodo de exámenes es una pérdida de tiempo total, o más bien, no está bien aprovechado.

Es hora de volver a casa, unas lavadoras, y comenzamos a preparar las maletas, nos queda apenas una semana en Kumasi y debemos organizarnos para seleccionar la ropa que nos llevamos de vuelta a España y la que dejamos aquí (Daremos parte de nuestra ropa a las hermanas que ayudan a las niñas de la calle, otra parte se la daremos a anita, la cocinera de nuestra casa, quien a veces se encarga de cuidar y de alimentar a unos cuantos pequeños y pequeñas que rondan los alrededores de casa y que apenas tienen algo para comer).

Martes 13 de Diciembre

Como dice el refrán, ni te cases ni te embarques. Y nos acabamos de dar cuenta de la fecha de hoy, ahora, a las 22:30 hora de Kumasi.

Llegamos al cole. Rutina de siempre, asamblea, recogida de dinero,... y esperando a los exámenes. Son casi las 10:30 y los exámenes siguen sin aparecer. Las copias no están listas. asi que yo me he dedicado a seguir cantando las canciones que enseñe a los niños, ¡¡Las recuerdan todas!! Además nos hemos hecho unas cuentas fotitos.

Es la hora. Nosotras nos tenemos que ir al pueblo a mirar unas cositas, asi que junto con Jay, nos cogemos un trotro.

Como muy bien nos avisó John, es temporada previa a Navidad, hay muuuuuucho tráfico y mucha gente por las calles comprando, más de la que nos hubieramos imaginado, es una locura, pero sigue siendo divertido esquivar coches, trotros, gente de un lado y de otro, palanganas llenas de plantain, ñame,...

En uno de los puestecitos que hay ahora en el cultural Center nos encontramos con un señor que nos cuenta su viaje hasta España. Caminó durante días, atravesando diversos países. El último día hasta llegar a España cruzó el rio y alcanzó Melilla. Nos comenta que fue terrible ver a tanta gente morir. Sólo aguantó un mes allí y se vino de vuelta a Kumasi. Podemos comprobar en sus ojos, en la forma en que nos lo cuenta que no es fácil recordarlo, además nos dice que lo borraría de su mente.

De vuelta a casa para reponer fuerzas. Poco después quedamos con Gifty en su casa, donde pasamos un ratillo escuchando música, antes de ir al taller de su hermana para recoger el nuevo vestido de Paula.

Como os comenté en una entrada anterior, el Harmathan ya está en Kumasi. Es impresionante cómo se ha notado el cambio. No hace tanto calor como antes, pero el viento y la arenilla que hay en el ambiente dificultad la visibilidad y el respirar.

Esto se está acabando....